free milf porn
horny milf
milf pussy

Últimas

  • 1
  • 2
  • 3
Prev Next

Muerte en Freeport - Cuarta Parte

22-07-2015 Hits:5 Freeport Trilogy  - avatar gameSite.es

  Muerte en Freeport   Listado de Contenido de la Aventura: Cuarta Parte: Tras la Batalla    La historia de Lucius    Posibilidades de Aventura Pistas    Pista A – Localización 1: Casa...

LEER MÁS!

Muerte en Freeport - Tercera Parte

16-07-2015 Hits:8 Freeport Trilogy  - avatar gameSite.es

  Muerte en Freeport   Listado de Contenido de la Aventura: Tercera Parte: La verdad se Sumerge    Comprobando la Dirección    Siguiendo a Milos    Un Empujoncito    Localización 4: La Casa Tapiada   Tercera...

LEER MÁS!

Muerte en Freeport - Segunda Parte

02-07-2015 Hits:18 Freeport Trilogy  - avatar gameSite.es

  Muerte en Freeport Listado de Contenido de la Aventura: Segunda Parte: Una Línea de Investigación Prometedora    Localización 1: La Casa de Lucius    Localización 2: La Venganza Sangrienta    Todos a...

LEER MÁS!
Lunes, 29 Junio 2015 15:58

Muerte en Freeport - Introducción Destacado

Escrito por gameSite.es
Valora este artículo
(0 votos)

 

Muerte en Freeport

Muerte en Freeport

 

Listado de Contenido de la Aventura:

Introducción    
   Una breve historia de Freeport    
      El riesgo de Freeport    
      Guerra en Freeport    
      Emerge una nación    
      Un siglo de crecimiento    
      Una mala semilla    
      La década del fraude    
   Freeport hoy    
      Trasfondo de la Aventura    
      Entonces llegaron los sueños   
   Sinopsis de la Aventura

 

Introducción

Bienvenidos a Muerte en Freeport, primera aventura de Green Ronin Publishing y Fars’s Wagon para el sistema D20. Este módulo ha sido diseñado para personajes de bajo nivel y es una buena manera de introducirse en la 3ª edición de D&D. Para dirigirla, necesitarás por lo menos el Manual de Jugador y la Guía del Dungeon Master, sobre todo para ayudarte a detallar la ciudad y los personajes no jugadores.

Freeport es una ciudad genérica que puedes situar en cualquier mundo de campaña.Muerte en Freeport es sólo el comienzo de una historia, los siguientes partes de la aventura irán revelando más y más sobre la ciudad, que debería ayudarte a absorber el aire de Freeport antes de empezar la aventura propiamente dicha.

Nota: A través de la aventura, encontrarás secciones de texto sombreado y encajado. Esta información es para los jugadores, que puedes leer en voz alta o parafrasear, según prefieras. Las estadísticas de las criaturas y personajes no jugador (PNJ) se detallan en el apéndice, con la información abreviada en cada encuentro.

Niveles de Encuentro (NE): Esta aventura está pensada para un grupo de cuatro PJs de nivel 1, ajustándolos podrás jugarla con otros tipos de grupos.

Maremoto - Valossa

Una breve historia de Freeport

Aunque la actual de ciudad de Freeport sólo tiene unos pocos cientos de años de antigüedad, el lugar ha estado habitado desde mucho antes. Hace unos dos mil años, esta zona era parte de una isla mayor llamada Valossan, que se extendía unas mil millas de norte a sur y unas ochocientas de este a oeste. Valossan era el corazón del imperio de los hombres serpiente. Estos reptiles hechiceros gobernaron enormes áreas de territorio cuando la humanidad era joven, y fueron pioneros en el uso de la magia y la ciencia cuando los elfos todavía se escondían en sus bosques.

Sin embargo, no todo era perfecto en el Imperio de Valossan. Los Hombres Serpientes habían adorado desde siempre a Yig, el gran dios serpiente, pero en los últimos días del Imperio, se extendió por las ciudades un culto dedicado al “Innombrable”, un temible poder foráneo. El culto, llamado la Hermandad del Signo Amarillo, despreciaba a Yig, y causaba la locura entre sus adeptos. Los líderes de los hombres serpientes, arrogantes y confiados en sus altas torres, permitieron que este nuevo culto se extendiera rápidamente entre los descontentos. Cuando los sacerdotes de Yig intentaron actuar, para detener las oscuras maquinaciones del culto, ya era demasiado tarde. La Hermandad del Signo Amarillo llevó a cabo un ritual para invocar a su dios oscuro, y el Imperio de Valossan quedó destruido para siempre. Ningún testigo sobrevivió para explicar la aparición del gran antiguo, pero abundaban las pruebas de la destrucción que provocó su llegada. La poderosa Valossan quedó reducida a pedazos y el agua del océano se levantó para ahogar a millones de Hombres Serpientes. Los que sobrevivieron, enloquecieron y perdieron su civilización y su magia en ese terrible momento. Casi el 90% de Valossan quedó sumergida bajo las olas, dejando sólo islas desperdigadas como testimonio de lo que había sido un gran imperio. 

Los enloquecidos hombres serpientes huyeron a las profundidades, donde sus degenerados descendientes todavía viven hoy en día. Muy pocos hechiceros y sacerdotes de Yig sobrevivieron a la ira del Innombrable con su cordura intacta. Estos se retiraron a las sombras cuando los elfos y los humanos crearon sus propios reinos. Pasaron los siglos y pocos recuerdan que el Imperio de Valossan había existido o que los Hombres Serpientes habían sido civilizados.

El riesgo de Freeport

La mayor parte de lo que quedó de Valossan es una cadena de islas conocidas como los Dientes de la Serpiente. El nombre puede ser un eco distante del Imperio de Valossan, aunque los nativos actuales atribuyen a la forma de las islas. El más importante de los dientes de la serpiente, A’Val, tiene una bahía natural, fácilmente defendible. Cuando la humanidad se lanzó a los océanos, A’Val fue descubierta por los capitanes errantes. Al principio, sólo era un lugar para descansar, proveerse de agua y reponerse. En poco tiempo se edificó un poblado y con el paso de los años el poblado se convirtió en una ciudad. Se desarrolló a base de ofrecer servicios a los barcos que pasaban por sus aguas y por facilidad refugio a aquellos que no eran bien recibidos en ninguna otra parte. Los marineros empezaron a llamarle Freeport, “el Puerto Libre”, y el nombre se le quedó.

Debido a su remota localización y atributos naturales, Freeport pasó a ser un imán para bucaneros. En poco tiempo se hicieron con el control de la ciudad, que pasó a ser un importante paraíso pirata. Lo que hizo que Freeport funcionase en los primeros días era un código pirata simple: “Haz lo que quieras en alta mar, pero no vayas contra tus camaradas en el puerto”. Eso significa no robar, no asesinar y no secuestrar. Los duelos tenían lugar en raras ocasiones, pero se llevaban a cabo, de manera formal, fuera de los muros de la ciudad. La mayoría se conforman con peleas de borrachos, y de esas había gran cantidad. Aparte de eso, la paz reinaba en Freeport.

Hace unos doscientos años, la era de los bucaneros llegó a su fin. Los barcos solitarios tenían que enfrentarse a escuadras organizadas. Antes un solo pirata podía perseguir a los barcos mercantes impunemente, pero ahora se había convertido en un zorro frente a perros de presa de los escuadrones navales. Después de que tripulaciones enteras fueran perseguidas y destruidas, los capitanes de Freeport aprendieron que debían cambiar su forma de actuar. Necesitaban una escuadra propia para luchar contra las escuadras rivales, así que decidieron formar una fuerza combinada y salir a cazar en masa. El único problema era elegir un líder. Tras muchas discusiones, los piratas nombraron a dos capitanes para la gran flota. Drac y Francisco eran rivales acérrimos, así que el conjunto de capitanes pensó que cualquier decisión que tomaran entre ambos sería realmente acertada. No era una situación ideal, pero los piratas tenían la sorpresa y el factor numérico a su favor. La flota combinada salió en una operación de tres meses que recabó más dinero, bienes, víveres y alcohol del que se había visto jamás en Freeport. Fue un éxito espectacular y los capitanes Drac y Francisco se apresuraron de reclamar para sí el liderazgo. En poco tiempo, ambos se habían autoproclamada Señores de Freeport.

Guerra en Freeport

Los siguientes diez años fueron muy tensos. El gran saqueo había despertado el pánico en las naciones marítimas que empezaron a gastar enormes fortunas en construir armadas. Los señores del Mar se vieron obligados a librar batalla tras batalla contra enemigos muy dispuestos. Freeport fue asaltada en tres ocasiones, pero sus defensas demostraron ser demasiado fuertes para los barcos atacantes. Esta gyerra no declarada no tuvo un claro vencedor. Freeport resistió los asaltos e infligió varias derrotas a sus enemigos, pero el desgaste fue muy elevado para todos los bandos. Al final, el conflicto se apagó cuando las armadas quedaron sin barcos ni tripulaciones que lanzar a la batalla. Tras una década de luchas se estableció una larga tregua, que cada bando aprovechó para lamer sus heridas.

Durante la guerra, la adversidad había mantenido unidos a los piratas. Sin embargo, cuando la presión cedió los problemas no tardaron en llegar. Los señores del Mar se odiaban profundamente el uno al otro, y esta animosidad afloró de nuevo, con consecuencias letales. Tras una serie de provocaciones, la lucha se inició en Freeport por primera vez en su historia. Los seguidores de Drac y Francisco se mataron entre ellos en las calles, violando el código pirata que había mantenido unida la ciudad. Ninguno de los dos Señores ganó la partida. Antes de que el conflicto pudiera resolverse, llegaron noticias de una flota hostil aproximándose a la ciudad. Los piratas invocaron una tregua y su flota zarpó para defender Freeport, de nuevo unida, eso parecía.

El capitán Drac se había percatado de que esta guerra no se podía ganar a largo plazo y de que su única posibilidad de supervivencia era pasar a forma parte del mismo mundo que estaba tratando de destruirles. Drac inició una serie de negociaciones secretas con el enemigo usando a un mago como intermediario. Accedió a traicionar a Francisco a cambio de una tregua, y del reconocimiento de Freeport como una ciudad de estado soberana. Los líderes enemigos estuvieron encantados de firmar ese acuerdo y poder así poner fin a la una guerra que eles estaba resultando ruinosamente cara.

Así pues, sin tener el menor conocimiento de la duplicidad en su camarada, el capitán Francisco condujo a su flota al ataque. En cuanto sus fuerzas entraron en contacto con las del enemigo, los barcos de Drac se alejaron de la lucha, dejando a la armada de Francisco trabada en combate, expuesta y sin apoyo. Las naves de Francisco fueron rodeadas y destruidas rápidamente. Mientras tanto, Drac navegó de regreso hacia Freeport para anunciar el nuevo status de la ciudad, así como su nuevo régimen.

Emerge una naciónSituar Freeport

El capitán Drac rápidamente consolidó su poder. Se autoproclamó único señor de Freeport y eliminó a todos los enemigos que les quedaban, antes de que estos pudieran organizarse contra él. Algunos de los demás capitanes piratas que residían en Freeport prefirieron abandonar la ciudad antes de verse obligados a servir a Drac (al cual despreciaban por haber violado el código pirata y traicionar a Francisco, dándole la espalda en plena batalla). La mayoría de ellos, sin embargo, viendo de donde soplaba el viento, eligieron quedarse en Freeport y capear el temporal.

El reinado de Drac resultó ser mucho menos sangriento de lo que nadie hubiera podido imaginar. Drac gobernó Freeport con mano firme durante los siguientes treinta años, trasformando lo que había sido un auténtico paraíso pirata, en un centro comercial de importancia sustancial. Acabó con los piratas de la región, estableció rutas de comercio con sus antiguos enemigos, y organizó el llamado “Consejo de Capitanes”. La palabra de Drac seguía siendo la Ley, pero el consejo estaba al cargo de los asuntos cotidianos de la ciudad y asesoraba al Señor en las decisiones importantes. Drac se consideraba a sí mismo un monarca en todo regla, pero en cambio se resistía a adoptar título, ya que pensaba que los ciudadanos de Freeport no aceptarían de buen grado algo tan contrario a su naturaleza. Asimismo, sabía también que no podría fundar una dinastía. El consejo de capitanes nunca se sometería al hijo del Drac, un muchacho sin la experiencia de esos viejos lobos de mar.

Sin embargo, si bien Drac no podía perpetuar su estirpe en el cargo de Señor del Mar, por otro lado necesitaba asegurarse de que Freeport sobreviviría como ciudad-estado independiente después de su muerte. Cuando Drac vio que se acercabas su final, y con algo de melancolía en el corazón a un viejo compadre, el capitán Cromey, para que fuera su sucesor. Además dispuso una ley por la cual, en el futuro cualquier sucesor nominado para el puesto de Señor del Mar tendría que contar con la aprobación del Consejo de Capitanes. Así, pese a todas las intrigas y traiciones pasadas, al final de su vida el capitán Drac antepuso los intereses de la ciudad a su propia gloria personal, y por ello es recordado como un gran hombre en Freeport.

Un siglo de crecimiento

Los siguientes cien años fueron muy prósperos. Freeport continuó creciendo, para lo que necesitaba construir un muro más moderno y más grande para defender la ciudad. Cuando se establecieron nuevas rutas comerciales hacia el este, la ciudad pasó a ser un centro marítimo más importante aún. Freeport pudo mantenerse alejada de las guerras que surgieron en el continente, aunque cimentó alianzas con varias potencias importantes. En general, este fue un período de estabilidad y crecimiento, debida a una sucesión de Señores competentes que se aseguraron de que la ciudad ganara en importancia.

Una mala semilla

Las cosas empezaron a cambiar hace cincuenta años, cuando un descendiente del capitán Drac consiguió ser nominado nuevo Señor del Mar. Se rumorea que Marten Drac utilizó la extorsión y el asesinato para llegar al poder y es seguro que los usó para mantener su posición. Marten gobernó solo catorce años, pero el daño que causó a la ciudad fue importante. Una serie de impuestos y cargas añadidas enriqueció su tesoro personal pero ahuyentó a muchos mercaderes. Peor aún, consiguió implantar una nueva ley, con mudas objeciones por parte del Consejo de Capitanes, que requería que el Seño de Freeport fuera un descendiente del primer capitán Drac.

La ciudad se salvó del absoluto desastre gracias al hermano pequeño de Marten, Anton que se convirtió en Señor del Freeport tras la muerte de Marten. Anton Drac demostró estar cortado por el mismo patrón que su ilustre antecesor y fue capaz de deshacer los peores excesos del reinado de Marten. Abolió las tasas injustas y promovió incentivos para recuperar el comercio perdido. También prestó ayuda militar limitada a algunas naciones importantes, ganándose su agradecimiento y sus negocios.

El único error de Anton fue no abolir la ley de sucesión de Marten. A menudo el Consejo de Capitanes le insistía para que lo hiciera, pero el Señor de Mar nunca se veía con ánimos para ello. A pesar de su buen juicio, en el fondo consideraba que Freeport pertenecía a su familia. Esto fue una grave equivocación.

La década del fraudeConstrucción del Faro

Hace once años, estalló una gran guerra entre casi todas las naciones del continente. Al principio, Anton logró mantener a Freeport al margen del conflicto, sin embargo sabía que, por mucho que lo demorara, a la larga tendría que acabar yendo a la guerra, en virtud de los diversos tratados de alianza que Freeport había firmado a lo largo de los años. Finalmente, justo antes de la llegada del invierno, el Señor del Mar propuso al Consejo de Capitanes que la armada zarpase en ayuda de sus aliados en primavera (sería la primera vez que toda la flota de la ciudad fuera a la guerra, desde los días de Drac y Francisco), el consejo discutió mucho el asunto, y finalmente la moción se aprobó por un solo voto de diferencia. Anton dejó transcurrir todo el invierno para que se hicieran los preparativos Por desgracia, esto también dio a los enemigos de Anton el tiempo suficiente para preparar un ambicioso plan. De hecho, era tan ambicioso que incluso hoy en día se rumorea que los conspiradores fueron ayudados desde el exterior, probamente agentes e los gobiernos que querían que Freeport se mantuviese neutral.

Hacia el final del invierno, cuando Anton se encontraba en los muelles inspeccionando su flota, una flecha adornada con una pluma amarilla salió de la cofa de un barco anclado, y se hundió en su pecho. La herida no debería haber sido mortal, pero la flecha estaba encantada con magia de muerte. Anton falleció al instante, dejando a Freeport sin un Señor del Mar por primera vez en doscientos años.

El asesino fue acorralado y muerto antes de que pudiera confesar nada, y su cadáver desapareció sin dejar rastro antes de que los sacerdotes pudiesen examinarlo, o intentar comunicarse con él. El consejo de capitanes archivó rápidamente el suceso, declarándolo como el simple ataque de un loco solitario, sin dar importancia a su naturaleza mágica. Los miembros del Consejo dijeron tener asuntos mucho más urgentes de los que ocuparse, concretamente, decidir quién sucedería a Anton.

Y fue entro todo esto que el capitán Milton Drac saltó a escena. Se trataba de un primo lejano de Anton que apareció de no se sabe dónde. No era miembro del Consejo, pero de algún modo disfrutaba de mucho apoyo dentro de él e incluso los que se le oponían se mantuvieron extrañamente en silencio, como si temieran las consecuencias de enfrentársele. En pocas semanas, este desconocido Drac pasó a ser el nuevo Señor de Freeport.

El primer acto oficial de Milton como Señor del Mar fue cancelar toda la ayuda militar a las naciones aliadas: La Flota de Freeport limitaría sus actividades a la protección de las rutas comerciales, nada más. Mientras la guerra rugía en el continente. Freeport se mantenía neutral. Esto supuso una grave decepción para las naciones que confiaban en su armada, que tacharon a Milton de traidor. Algunos incluso le llamaron marioneta de agentes extrajeros o de un culto religioso. Milton se burló de estas acusaciones y continuó su mandato sobre Freeport con escasa oposición.

El objetivo declarado del nuevo Señor del Mar es convertir a Freeport en la potencia marítima preeminente del mundo, pero la realidad se ésta quedando muy por debajo de ese ideal. Tras cancelar la marcha de la flota, Milton usó gran parte del presupuesto destinado a la guerra para construir un monumento a su ambición: el Faro de Drac. El faro ha estado construyéndose durante los últimos diez años en la isla más cercana de los Dientes de la Serpiente. Destinado a ser una de las maravillas de esta era, el faro asciende hacia los cielos, más alto que ninguna otra edificación del mundo, el Faro de Drac (o “La Locura de Milton”, como muchos han empezado a llamarlo), casi ha arruinado a la ciudad. Los impuestos y las tasas han aumentado mucho durante su construcción y se ha necesitado reclutar a un numeroso ejército de trabajadores inmigrantes para acabar la estructura a tiempo. La fecha prevista para su inauguración dentro de tres meses, se está acercando. Milton planea una gran gala de celebración para ese día, y se dice que acudirán barcos de todo el mundo. Este es un acontecimiento que nadie querrá perderse, o al menos ese espera Milton.

 Calendario de Freeport

Freeport hoy

Milton está obsesionado con su faro, pero el Consejo de Capitanes todavía gobierna Freeport. Su tarea ha sido más ardua durante los últimos diez años, pues más y más dinero se iba hundiendo en la Locura de Milton. Los servicios se han degradado mucho, la guarnición ha disminuido y está casi toda confinada en el Casco Viejo, los muelles casi no tienen vigilancia de la guardia. El crimen se ha disparado, pero mientras se mantenga en las sombras el Consejo se conforma con aparentar que no existe. Conocidos piratas han vuelto a frecuentar de nuevo el puerto, sobornando a los aduaneros para poder disfrutar de la que Freeport tiene para ofrecer. Irónicamente, la ciudad está volviendo a sus raíces.

Trasfondo de la Aventura

El templo del Dios del Conocimiento es uno de los más importantes de Freeport. Tiene una amplia biblioteca de antiguos rollos de pergamino y conocimientos arcanos que lo convierte en un imán para estudiosos y magos. Además de los sacerdotes, el templo emplea a un gran número de bibliotecarios, que mantienen la colección y tratan con los visitantes. Lucius era uno de estos bibliotecarios que había crecido en el templo y vivía para servirlo.

Hace seis años, algo muy extraño le ocurrió a Lucius. Una entidad extraplanaria se apoderó de su cuerpo, desplazando su consciencia y robándole la existencia. Durante cinco años, la mente ajena controló el cuerpo de Lucius, buscando aprender tanto como pudiera acerca del mundo. El nuevo Lucius, muy distinto del anterior, fue expulsado del templo en menos de un año por violar las sagradas normas de conducta. Entonces dejó Freeport de nuevo y viajó por todo el mundo durante cuatro años antes de regresar.

Cuando el verdadero Lucius regresó a su cuerpo, no recordaba dónde había estado o qué había hecho, y se quedó muy apenado al descubrir las actividades que el usurpador había llevado a cabo en su ausencia. Con gran vergüenza, se dirigió de nuevo al templo y suplicó que le perdonasen y le readmitiesen. Ofreció a los sacerdotes una increíble colección de rolles de pergaminos y artefactos, aparentemente recolectados durante los viajes del usurpador. Los sacerdotes quedaron tan admirados por estos regalos, que readmitieron a Lucius y le perdonaron sus transgresiones. El y los sacerdotes volvieron a ser felices, y todos trataron de olvidar lo más rápido posible, el extraño comportamiento del bibliotecario. La vida para Lucius fue tranquila durante los siguientes ocho meses. Su vida retomó sus antiguas costumbres. El sosiego de la biblioteca le tranquilizó y se perdió en un mundo de libros, rollos de pergaminos y artefactos.

Entonces llegaron los sueños

Lucius se despertaba gritando todas las noches, con el cerebro rebosante de imágenes de ciudad gigantescas, criaturas monstruosas y ritos innombrables. Al principio confió en que las pesadillas simplemente desaparecerían con el tiempo, pero en lugar de eso empeoraron. Lucius no quería aceptar la verdad, pero al final se hizo evidente que no tenía elección. Fuesen lo que fuesen esos sueños, estaban conectados con esos cinco años de tiempo perdido. Si quería volver a tener una vida normal, sabía que tenía que descubrir qué le había sucedido.

El hombre que había pasado tanto tiempo investigando vidas del pasado ahora dedicó sus conocimientos a investigarse a sí mismo. Empezó a hacer preguntas sobre qué había hecho y cómo había actuado durante esos cinco años. Se pasó incontables horas leyendo sus diarios, tratando de descubrir quién se había apoderado de su cuerpo y por qué. Los sacerdotes del templo empezaron a sentirse incómodos con la línea de investigación de Lucius. Querían que el incidente se olvidara y no se volviera a desenterrar. El sumo sacerdote en persona suplicó a Lucius que dejara el pasado en su sitio, pero el bibliotecario no accedió.

Hace dos días, Lucius desapareció.

Sinopsis de la Aventura

Muerte en Freeport sitúa a los personajes jugadores (PJs) en el cetro de una intriga mágica y política, ya que la oculta Hermandad del Signo Amarillo manipula los sucesos para retornar a su dios muerto al mundo. Freeport es todavía un bullicioso centro comercial, pero malignas corrientes fluyen bajo la superficie. Hay muchos secretos aquí, y muchas preguntas sin respuestas. Los PJs, sin duda, aprenderán que hay muchas más cosas en Freeport de las que caben esperar en un simple puerto marítimo. La pregunta es, ¿llegará ese conocimiento a matarlos?

Cuando empieza la aventura, los PJs acaban de llegar a Freeport en un barco mercante. Mientras están en los muelles, son atacados por una ronde de enganche, que les toma por victimas fáciles. Los atacantes son rechazados sin demasiadas complicaciones, ya que no están acostumbrados a tener resistencia.

A los PJs se les aproxima entonces un hombre joven, con aspecto de estudioso, llamado Hermano Egil. Les dice que está buscando un grupo de personajes que puedan cuidar de sí mismos y que tiene un trabajo para ellos si están interesados, encontrar a un bibliotecario extraviado. El hombre a encontrar, Lucius, desapareció hace dos días, y Egil está ansioso por localizarlo.

Egil da a los PJs algo de información sobre Lucius y su extraño comportamiento. Los PJs son libres de investigar dónde quieran, aunque lo normal es que visiten la casa de Lucius, el Templo del Dios del Conocimiento y un barco pirata orco. Esto debería darles la imagen de Lucius como un hombre que investigaba su propio pasado y que dio con algo que no esperaba.

La investigación de los PJs atre la inesperada atención de la Hermandad del Signo Amarillo. Con un poco de suerte los PJs pueden seguir a los sectarios hasta su cubil, infiltrarse en la guarida y descubrir los túneles secretos que se extienden por debajo. En las profundidades encontrarán a hombres serpientes degenerados y finalmente al propio Lucius. El pobre bibliotecario ha sido cruelmente torturado y morirá a menos que se le auxilie. Los PJs también tendrán que enfrentarse al líder del culto, un hombre al que pueden conocer del templo. Cuando el sacerdote del culto muera, los PJs se llevarán una buena sorpresa al descubrir que en realidad se trataba de un hombre serpiente. Lo que este descubrimiento significa para Freeport, sólo los dioses pueden decidirlo.

 

 

 

 

 

Visto 1308 veces Modificado por última vez en Miércoles, 08 Julio 2015 16:37
Más en esta categoría: « Freeport Trilogy
Inicia sesión para enviar comentarios

Kunena Últimos Temas

  • No hay mensajes a mostrar

Estadísticas

  • Visitantes : 30
  • Enlaces web : 2

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto